Lo que otros están viendo


Caso clínico: paciente con osteosarcoma

Publicado por
|



Un hombre de 20 años se presenta en el servicio de salud de su universidad con un cuadro de gonalgia derecha intermitente de dos meses de evolución. No tiene ningún antecedente mórbido de relevancia, tampoco ninguna historia de lesiones o cirugias en la rodilla. Es decir, aparte del dolor está en buenas condiciones de salud.

El examen físico muestra una rodilla visualmente normal, sin derrame articular. Presenta un rango de movilidad normal pero refiere leve sensibilidad a la palpación en el cóndilo femoral lateral. Las pruebas de los ligamentos colaterales no evidencian laxitud y la banda iliotibial no presenta alteraciones.

Se realizó una radiografía de rodilla, que puedes ver a continuación.

Resultados de la votación y discusión

Tomando en consideración la anamnesis, el examen físico y los hallazgos radiológicos, ¿cuál de las siguientes es la hipótesis diagnóstica más probable?

      • Tumor óseo de células gigantes
      • Miositis osificante
      • Fibroma no osificante
      • Osteoma osteoide
      • Osteosarcoma

[share-locker locker_id=”2ab7e24c6f09197bd” theme=”grey” message=”Comparte esta página para poder ver los resultados de la votación, la respuesta y la discusión.” facebook=”true” likeurl=”CURRENT” google=”true” googleurl=”CURRENT” tweet=”true” tweettext=”” tweeturl=”CURRENT” follow=”false” linkedin=”false”]

Discusión y respuesta

La respuesta correcta es osteosarcoma. Un osteosarcoma es un tumor óseo primario maligno, que tiene una incidencia de alrededor de 2.400 casos anuales en los Estados Unidos. A pesar de que pueden generarse a cualquier edad, el 75% de los pacientes que consultan por un osteosarcoma son adolescentes o jóvenes cercanos a los 20 años. Es más común en hombres que en mujeres, con una relación hombre-mujer de 1,6 es a 1.1 El cuadro clínico característico incluye la presencia de dolor leve o intermitente en la zona afectada. Al ir aumentando de tamaño el tumor, el dolor aumenta y se puede evidenciar inflamación de la zona. Los osteosarcomas pueden ocurrir en cualquier metáfisis de los huesos largos, aunque las localizaciones más comunes son en el fémur distal o la tibia proximal, seguidos de el húmero proximal.2

La radiografía de nuestro paciente demuestra la presencia de lesiones líticas y blásticas con destrucción cortical a lo largo del cóndilo femoral, hallazgos típicos de osteosarcoma.2 La radiografía a menudo muestra destrucción medular y cortical con una apariencia de rayos de sol del hueso neoplásico alrededor del periosteo. Además, a veces se puede apreciar la existencia de un signo llamado el triángulo de Codman, correspondiente a una sombra triangular entre la corteza y el periosteo solevantado.3

El osteosarcoma es una neoplasia agresiva que presenta metástasis en alrededor de 20% de los pacientes al momento del diagnóstico. Aquellos que no presentan metástasis tienen una tasa de sobrevida a los 5 años de alrededor de un 80%.4

Los tumores óseos de células gigantes son tumores localmente agresivos poco comunes, que no tienden a producir infiltración más allá de lo local. Generalmente ocurren luego de haberse completado la maduración ósea, siendo más comunes en mujeres.1 Se desarrollan, la mayoría de las veces, en las epífisis de los huesos largos, más comúnmente en el fémur distal o la tibia proximal. La radiografía muestra de forma típica la presencia de una lesión osteolítica larga y excentrica, que se extiende a hasta los tejidos blandos.2

La miositis osificante es un proceso de osificación reactivo benigno que se desarrolla dentro de tejidos musculares, generalmente luego de un trauma. La mayoría de las lesiones se generan en el fémur de atletas adolescentes. Un hallazgo radiológico significativo es la presencia de un fenómeno de “zonificación” o “fenómeno de zona”, con hueso inmaduro radiolúcido en el centro de la lesión, rodeado de hueso maduro y radiodenso en la periferia.3

Los fibromas no osificantes son las lesiones óseas más comunes en niños y adolescentes.2 La mayoría son hallazgos incidentales, asintomáticos, al momento de realizar una radiografía. Las características radiológicas consisten en lesiones elípticas radiolúcidas con bordes escleróticos en la corteza de huesos largos, cercano a las placas de crecimiento o fisis. Los fibromas no osificantes no son lesiones neoplásicas y por lo general se resuelven de forma espontánea al producirse la madurez esquelética. Aquellas lesiones de mayor tamaño y/o progresivas, que involucran más del 50% de la cavidad medular, conllevan mayor riesgo de fracturas patológicas.2

Los osteomas osteoides son tumores benignos que se desarrollan generalmente en la adolescencia o en la primera mitad de la 3 década de vida y son más comunes en hombres.3 La localización más común corresponde a la zona del fémur proximal y la tibia. La radiografía muestra una lesión bien circunscrita, entre 1 a 2 cms., con una zona osteoblástica central rodeada de un borde esclerótico.2 La presentación clínica incluye, generalmente, dolor óseo más intenso en las noches y que disminuye con la utilización drogas antiinflamatorias, como los AINEs.3

Referencias

[/share-locker]

email
Si te gustó esta publicación, por favor considera calificarla, compartirla en tus redes, dejar un comentario o suscribirte a nuestro RSS feed para leer las próximas cosas que publiquemos en tu lector de RSS.

Profile photo of Francisco Bengoa

Conoce a Francisco Bengoa

Médico cirujano de la Pontificia Universidad Católica y bajista. Director de Frecuencia Médica.

Recomiéndanos en Google+