Lo que otros están viendo


El duelo de los médicos

Publicado por
|



Esta publicación corresponde a la traducción hecha de una columna de Leeat Granek en el New York Times. Leeat es una psicóloga especialista en salud y trabaja en el Hospital for Sick Children en Toronto.

Mi madre murió de cáncer de mama el año 2005, después de haber vivido con la enfermedad por casi 20 años. Su oncólogo, a quien conozco desde que yo tenía 9 años, fue su médico tratante por la mayoria de este tiempo. Prácticamente crecí en el hospital, y mi familia se sentía muy cercana con todo el personal de salud, especialmente el oncólogo. Luego de que murió mi madre, muchas veces me pregunté si el sentimiento era mutuo.

¿Sufren un duelo los médicos cuando mueren sus pacientes? En la profesión médica, este tipo de duelo raramente es discutido, a excepción de cuando se comenta como un tipo de emoción que un médico destacado evita tener. Sin embargo, un artículo publicado el martes 22 de mayo en la revista “Archives of Internal Medicine”, mis colegas y yo reportamos nuestros hallazgos en investigación sobre los oncólogos y la muerte de pacientes: no solo los médicos padecen y experimentan duelo, sino que también el tabú profesional sobre esta emoción tiene efectos y consecuencias negativas para los médicos y para la calidad de la atención que proveen.

Más de la mitad de los oncólogos reportaron sentimientos de fracaso, dudas personales, tristeza e impotencia como parte de su experiencia de duelo. Incluso, un tercio reportaron sentimientos de culpa, insomnio y haber llorado.

Nuestro estudio se desarrolló entre el 2010 y el 2011 en tres hospitales canadienses. Reclutamos y entrevistamos a 20 oncólogos de diferente edad, sexo y etnia, con gran variabilidad en el tiempo de práctica de la profesión, desde un año y medio hasta más de 30 años. Usando un método llamado “grounded theory” (traducido como teoría fundamentada, teoría fundada, teoría fundamentada en datos o teorización anclada, siendo las más consolidadas las dos primeras), codificamos cada entrevista luego de transcribir línea por línea la conversaciones, recopilando los distintos temas. Posterior a esto, analizamos los datos, comparando los resultados de cada entrevista y buscando cuales eran los tópicos que se repetían con mayor frecuencia. Nos dimos cuenta que los oncólogos luchaban día a dia para manejar el duelo de sus pacientes con el desapego que sentían necesario para realizar su labor. Más de la mitad de los oncólogos reportaron sentimientos de fracaso, dudas personales, tristeza e impotencia como parte de su experiencia de duelo. Incluso, un tercio reportaron sentimientos de culpa, insomnio y haber llorado.

Nuestro estudio indica que el duelo en un contexto médico se considera vergonzoso y poco profesional. Aun cuando los oncólogos que participaron de nuestro estudio lidiaban con sentimientos de duelo, los escondían de otros porque demostrar emociones consistía en un signo de debilidad. En efecto, muchos recalcaron que nuestra entrevista era la primera instancia en la que se les preguntaban estas preguntas o donde podían hablar acerca de estas emociones.

El impacto de este duelo no reconocido era exactamente lo que no queremos que los médicos experimenten: inatención, impaciencia, irritabilidad, desgaste emocional y burnout. Aún más preocupante, la mitad de los oncólogos dijeron que el problema del duelo no resuelto con respecto a un paciente podía afectar las decisiones médicas posteriores sobre otros pacientes: iniciar quimioterapia más agresivamente, poner pacientes en ensayos clínicos o recomendar cirugías con intento curativo aún cuando los cuidados paliativos eran una mejor opción. Uno de los oncólogos destacó lo siguiente:

-Existe una incapacidad de detener el tratamiento cuando debiera ser detenido. Cuando el tratamiento es inútil, claramente inútil.

Desde un punto de vista de las políticas en salud, es un hallazgo particularmente preocupante, dado los gastos desproporcionadamente altos utilizados en cuidados del final de la vida.

Nuestra investigación indica que el duelo está teniendo un impacto negativo en la vida personal de los oncólogos y que existe una preocupante relación entre el disconfort de los médicos al lidiar con la muerte y duelo, y como los pacientes y sus familias son tratados.

La intranquilidad con respecto a perder pacientes también afectó la capacdidad los médicos de comunicarse con el paciente y sus familiar con respecto a los problemas del final de la vida. La mitad de los participantes refirieron un proceso de distanciamiento de los pacientes, a medida que estos estaban más cercanos a la muerte. En la práctica esto significó menos visitas en el hospital, menos visitas a la cama del paciente y menos esfuerzos dirigidos hacia el paciente moribundo.

Es importante destacar que la mayoria de los médicos quiere lo que es mejor para sus pacientes y que el resultado de muchas -o todas- las intervenciones médicas no se puede, a menudo, predecir. También es importante notar que los oncólogos y otros médicos que lidian día a día con problemas del final de la vida están en lo cierto al establecer límites emocionales en su práctica diaria: nadie quiere que su médico camine día a dia destruido por el duelo.

Nuestra investigación indica que el duelo está teniendo un impacto negativo en la vida personal de los oncólogos y que existe una preocupante relación entre el disconfort de los médicos al lidiar con la muerte y duelo, y como los pacientes y sus familias son tratados. Los oncólogos no son entrenados para tratar su propio duelo y deberían serlo. Además de capacitación en ese sentido, necesitamos incorporar la muerte y el duelo como partes naturales de la vida, especialmente en ambientes médicos.

Para poder mejorar la calidad de tratamiento de los cuidados del final de la vida, tenemos que mejorar la calidad de vida sus médicos tratantes, dandoles el espacio necesario para sobrellevar sus procesos de duelo como cualquier otra persona.

email
GD Star Rating
loading...
Si te gustó esta publicación, por favor considera calificarla, compartirla en tus redes, dejar un comentario o suscribirte a nuestro RSS feed para leer las próximas cosas que publiquemos en tu lector de RSS.

Profile photo of Francisco Bengoa

Conoce a Francisco Bengoa

Médico cirujano de la Pontificia Universidad Católica y bajista. Director de Frecuencia Médica.

Recomiéndanos en Google+