Lo que otros están viendo


Caso clínico: mujer joven con hipertensión endocraneana idiopática

Publicado por
|



Una mujer de 23 años, sin antecedentes mórbidos, consulta por un cuadro de 10 días de evolución de cefalea, rigidez de nuca y alteraciones visuales. La paciente dice presentar diplopia, visión borrosa y alteraciones visuales transitorias al abrir los ojos, pero sin perder agudeza visual. Al interrogatorio dirigido, la paciente refiere presentar parestesias en el brazo y mano izquierda. Niega haber presentado fiebre, mialgias o incontinencia.

Al examen físico, la paciente se encuentra afebril, pero taquicárdica (110 latidos por minuto), con rigidez de nuca clara. Tiene un índice de masa corporal de 35 kilogramos por m2. Sus pupilas son isocoricas, sin alteraciones de forma, reactivas a la luz y a la acomodación. Su agudeza visual es de 20/20 en ambos ojos.

Se realizó un fondo de ojo que muestra lo siguiente:

Resultados de la votación

Respuesta correcta y discusión

La respuesta es hipertensión endocraneana idiopática. El fondo de ojo muestra un disco óptico ensanchado y difuminado, asociado a una reducción del tamaño de la cúpula, consistente con edema papilar. La hipertensión endocraneana idiopática, o pseudotumor cerebri, es un síndrome de aumento de presión endocraneana sin presentar una lesión ocupante de espacio. Los pacientes generalmente se presentan con cefalea, alteraciones visuales, tinnitus y parestesias. Se debe realizar una imagen de cerebro para descartar la presencia de alguna lesión ocupante de espacio y para confirmar un tamaño ventricular normal. Luego de realizada la imagen, se puede realizar una punción lumbar para demostrar una presión elevada (mayor a 25 cm de agua), en posición decubito lateral.1 Al realizar la punción lumbar, es importante enviar la muestra de líquido cefaloraquíeo a análisis citológico y cultivo. Pruebas más específicas, buscando herpes simplex, enfermedad de Lyme u otras enfermedades virales son sólo necesarias si la sospecha clínica es alta.

A pesar de que la hipertensión endocraneana idiopática es rara, con una incidencia de 1 en cada 100.000 personas al año, es 20 veces más común en mujeres de 20 a 44 años que tienen un peso 20% por sobre su peso ideal. 2 Este síndrome es muy raro en personas mayores de 45 años.

Un paciente que se presenta con cefalea y rigidez de nuca sugiere un proceso inflamatorio meníngeo, aún sin fiebre. Sin embargo, el edema papilar se presenta en menos del 5% de los pacientes con meningitis bacteriana aguda y es aún más raro en pacientes con meningitis aséptica.3

A pesar de que una migraña complicada puede asociarse con hallazgos neurológicos, tampoco se asocia a la presencia de edema de papila.

La esclerosis múltiple es una enfermedad más común en mujeres jóvenes que puede causar una gran variedad de síntomas neurológicos, incluyendo complicaciones visuales secundarias a una neuritis óptica. La neuritis óptica causa una papilitis que es difícil de distinguir del edema de papila en el fondo de ojo, pero que se asocia a disminución de la agudeza visual.4

Se debe considerar siempre un tumor o lesión ocupante de espacio como primera causa de edema de papila, de forma previa a la realización de una punción lumbar. Sin embargo, en pacientes mujeres jóvenes obesas sin antecedentes de cáncer, la probabilidad de presentar un tumor cerebral es menor que la de presentar un pseudotumor cerebri.5

Referencias
email
Si te gustó esta publicación, por favor considera calificarla, compartirla en tus redes, dejar un comentario o suscribirte a nuestro RSS feed para leer las próximas cosas que publiquemos en tu lector de RSS.

Avatar de Francisco Bengoa

Conoce a Francisco Bengoa

Médico cirujano de la Pontificia Universidad Católica y bajista. Director de Frecuencia Médica.

Recomiéndanos en Google+